Canción actual

Título

Artista

Background

EL ARTE TEATRAL EN MONTERÍA

Escrito por el 29 de agosto de 2020

Fue la mente de Pamela Lyndon Travers quien en 1933 dio vida a la famosa nana inglesa Mary Poppins, cuyas aventuras estaban recogidas en una serie de novelas infantiles homónimas, hasta que en 1964 Walt Disney compró los derechos del personaje para usarlos en la  aclamada película musical de Disney Studios. Este filme se transformó en un clásico gracias a la extraordinaria puesta en escena, que combinó magistralmente discurso, gestos, escenografía, música, sonido, animación, imágenes y espectáculo.

En el quinto capítulo de la 4ª Temporada de Tomate & Pirulo, hicimos nuestra propia adaptación de la niñera con la sombrilla voladora, Tomate Poppins, para compartirles algunas reflexiones sobre el arte teatral en Montería. 

Inicialmente corresponde hacer el reconocimiento a tres iniciativas alternativas e independientes, que con mucho esfuerzo y dedicación, hacen teatro en la ciudad, y que nos ayudaron a comprender cuáles son las conexiones de esta rama de las artes escénicas con la construcción del tejido social en el territorio. Gracias a las personas directivas y equipos de trabajo de Casa Teatro Arte & Vida, Fundación Gestos, y Butaca Festival.

Antes de la década de los 70s, Montería tuvo diez salas de teatro, ubicadas en el centro y en barrios como La Julia y La Granja. Entre los 70s y 80s, supuestamente con la masificación de la televisión y las películas de Betamax se produjo, como por arte de magia y efecto domino, la desaparecieron de todos los teatros locales.  Pero la verdad al desnudo de la aniquilación de los teatros en la ciudad, es que no fue por un hecho fantástico, sino que fue el resultado de una estrategia de despojo para el control territorial, durante la década del terror de los años 80, con el fin de facilitar el parto del hijo del narcotráfico: el narcoterrorismo.  

Montería es el punto de convergencia de varias subregiones: El Sinú, El San Jorge, El Bajo Cauca, El Urabá y las Sabanas; posee una ubicación privilegiada para conectar al “mundo Andino” con el mar Caribe; y está en el camino más corto hacia Panamá. Estos atributos siempre han sido reconocidos y priorizados como estratégicos para la actuación criminal de los grupos al margen de la Ley, siendo los paramilitares los más sonoros en el territorio, que actualmente están enmascarados con el nombre de Bacrims, pero que en esencia siempre han representado al cartel de Medellín. 

El teatro es peligroso para los intereses del narcoterrorismo y la corrupción; es una amenaza al statu quo de las clases, castas y familias hegemónicas dominantes en Colombia, especialmente del centro del país, por lo que debía ser exterminado de Montería y del Caribe. Pero ¿Por qué el teatro generaba y genera tanto pánico a los militantes de la muerte?  

La primera aproximación al cuestionamiento anterior es: el teatro es una herramienta política. Desde sus orígenes, el teatro ha sido un instrumento valioso y autónomo de las clases oprimidas para difundir sus problemáticas sociales, así como una alternativa expedita para el fortalecimiento del tejido social. Las raíces del arte teatral de la antigua Grecia establecen su esencia como una forma de interpretar la realidad, escudriñando en las vergüenzas de la sociedad, para plantear dilemas éticos, visibilizar las violencias y revelar las tensiones socio-político-económico-culturales existentes.

La conexión del teatro con la construcción del tejido social es estrecha. El teatro permite acércanos a las realidades de los territorios y contar sus historias, aquellas que han sido invisibilizadas y deslegitimadas por otras formas/medios de comunicación e intereses particulares. Las representaciones teatrales son sanadoras, liberadoras, y potencian la empatía y solidaridad entre el desarrollo escénico y el público. Así, el teatro es un ejercicio de memoria histórica para la construcción de paz.  

El fomento de una cultura pacífica a través del montaje de obras teatrales, juega un papel trascendental en el desarrollo integral de una comunidad, una ciudad, una región y de un país. La actuación no sólo convoca a la libertad de expresión y la sensibilidad del actor o actriz, le permite a la ciudadanía el fortalecimiento del arraigo, la identidad, el diálogo, la resolución de conflictos, la comunicación asertiva y la acción conjunta hacia el bien común. El teatro es una apuesta frontal a la transformación social del territorio.  

La dimensión del teatro como herramienta política y de transformación social para la convivencia pacífica, el ejercicio de la ciudadanía y la memoria histórica, es más poderosa que cualquier arma que pueda empuñar un déspota o un grupo opresor, y la clase dominante es conscientes de ese poder; es por eso que le tienen tanto miedo a la incorporación del teatro en los contenidos mínimos curriculares de la educación formal, y en el diseño e implementación de políticas públicas que incentiven/respalden la labor actoral y las iniciativas locales teatrales.  

No es coincidencia que los nuevos proyectos emergentes de teatro en Montería se gestaran en el ambiente de diálogos y negociaciones de paz entre el Estado colombiano y las guerrillas de las FARC. El territorio, poco a poco, está reconstruyendo su tejido social desde el arte, aún en condiciones precarias y adversas, con pequeñas pero significativas acciones de resistencia y re-significación. Expresiones que están en etapa de aprendizajes en la creación, co-creación, adaptación y puesta en escena de su creatividad e ingenio, con sus propias falencias y aciertos, pero que han vuelto a convocar a las personas alrededor de temas de interés colectivo, intentado crear unas apuestas y un público provocador, crítico y reflexivo.   

Casa Teatro Arte & Vida es una de las experiencias teatrales más recientes en Montería, lanzada a principios de 2019 por iniciativa de la Fundación Arte & Vida. Tiene como protagonistas a artistas adolescentes y jóvenes. Ya cuenta con una variedad de puestas en escena para complacer y desarrollar el gusto por la cultura teatral, al tiempo que potencia el desarrollo de las capacidades, vocaciones artísticas y talentos de las nuevas generaciones.

Butaca Festival es el primer festival masivo de teatro en Montería. Surgió en 2017 con el propósito de resignificar la acción diaria de las y los gestores teatrales del territorio y construir las condiciones para la visión del teatro como un arte propio de la Perla del Sinú. El festival le apuesta a la creación de espacios teatrales de cultura de paz y memoria histórica, que posibiliten la visibilización de procesos de resistencia y resiliencias al conflicto armado en Córdoba y el Caribe colombiano. Los escenarios para las puestas en escena son públicos, con la intención de que el ciudadano (a) en la calle disfrute y reflexione sobre las vivencias, realidades y visiones divergentes existentes en la región, bajo la premisa del arte teatral como una herramienta de transformación social.    

La sala de teatro de la Fundación Cultural y Social Gestos es una de las más reconocidas en la ciudad, con más de cuatro años de temporada ininterrumpida de teatro, y talleres de formación actoral y en ballet. Con esfuerzo y dedicación han forjado un espacio de creación, con independencia creativa, rigor y una estética propia, a través del trabajo mancomunado de un grupo de creadores (as) y artistas profesionales apasionados por la formación de público y el fortalecimiento del tejido social en Montería. 

Todas estas iniciativas y las nuevas apuestas de teatro en Montería tienen muchos desafíos. Por un lado, libran una lucha diaria por mantener sus espacios, haciendo un esfuerzo casi sobrehumano para crear y crecer, en medio de una realidad que nos les brinda las mejores condiciones y dotaciones para su quehacer. Por otra parte, deben mantener el equilibrio entre el espectáculo y la diversión, con el carácter transgresor y multicultural del arte escénico teatral. 

El teatro emergente en Montería debe alejarse del “teatro engañoso”, que no aporta porque es insuficiente para la sociedad, aquel que comprenden a habituales prácticas mercantilistas del arte, que priorizan el negocio sin importarle la educación al público. Lo dijo textualmente Peter Brook, uno de los directores más influyentes del teatro contemporáneo: “Si el buen teatro depende de un buen público, entonces todo público tienen el teatro que se merece. No obstante, debe ser duro para los espectadores que les hables de la responsabilidad de un público”.

Desde Tomate & Pirulo les extendemos la invitación a apoyar las diversas iniciativas teatrales locales en sus territorios. 

Escríbannos sus comentarios a tomateypirulo@gmail.com

Posdata: Para quiénes acepten la invitación pueden asistir:

● Sala de Teatro Gestos

Funciones: Todos los jueves a las 07:00 p.m.

Boleta: $10.000

Dirección: Calle 22 # 6-16 Centro (Montería – Colombia)

Contacto: (4) 7892783 – 3116663203

E-mail: fundaciongestos13@gmail.com

Redes sociales: @fundaciongestos @fungestos   

● Butaca Festival

Fecha: 20 y 21 de septiembre de 2019.

Dirección: Carrera 7 # 35-56 (Montería – Colombia)

Contacto: 3012614475

E-mail: butacafestival@gmail.com

Redes sociales: @butacafestival

● Casa Teatro Arte & Vida

Funciones: Viernes a las 07:00 p.m.

Aporte cultural: $10.000

Dirección: Calle 12 # 8C-28 Barrio Buenavista (Montería – Colombia)

Contacto: 3107250949

E-mail: fundacionarteyvida@hotmail.com

Redes sociales: @arteyvidafun   


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *